jueves, 6 de enero de 2011

Las fábricas recuperadas en Argentina se unen a la campaña BDS

El llamado de la sociedad civil palestina para el boicot, desinversión y sanciones (BDS), publicada en el 2005, está construyendo un poderoso movimiento global de solidaridad a través de millares de diversas campañas e iniciativas de BDS.
Este movimiento mundial que exige el respeto al derecho internacional y de los derechos humanos de parte de Israel ya ha demostrado su fuerza en la lucha contra las políticas israelíes de ocupación, el colonialismo y el apartheid. Arraigada en la conciencia y la iniciativa de las masas y con el apoyo de sindicatos, partidos, movimientos y organizaciones de la sociedad civil y personalidades, el llamado BDS esta presionando con éxito a las empresas y los gobiernos para detener su complicidad con Israel.
El llamado Palestino establece que el boicot, desinversión y las sanciones deben ser impuestas y mantenidas hasta que Israel:
“cumpla su obligación de reconocer el derecho inalienable del pueblo palestino a la autodeterminación y acate completamente los preceptos de la legislación internacional por medio de:
1. La finalización de su ocupación y colonización de todas las tierras árabes y el desmantelamiento del Muro.
2. El reconocimiento de los derechos fundamentales de los ciudadanos árabe-palestinos de Israel para una igualdad completa.
3. Respetando, protegiendo y promoviendo los derechos de los palestinos refugiados a retornar a sus casas y propiedades como lo estipuló la resolución 194.”
La solidaridad de los trabajadores y sus movimientos ha apoyado múltiples luchas con ayuda y apoyo vitales y ha permitido a los trabajadores fortalecerse contra la opresión y la explotación.

La lucha de Sudáfrica sirve como modelo para este internacionalismo obrero. A lo largo de un período de casi 20 años, los trabajadores y sus movimientos fueron la vanguardia en el apoyo mundial de la lucha de Sudáfrica contra el apartheid. En el respaldo al boicot y la realización de campañas de BDS, el movimiento de los trabajadores ha presionado a los gobiernos para la imposición de sanciones, a las empresas para el retiro de sus inversiones.
Hoy en día, Palestina es un desafío para la humanidad. El sitio de la Franja de Gaza continúa y sigue siendo "la mayor prisión del mundo a cielo abierto", con una economía en quiebra. Israel está intensificando su programa de construcción de asentamientos coloniales en los territorios palestinos ocupados y sigue construyendo el muro del apartheid que prohíbe a los trabajadores llegar a sus puestos de trabajo. La discriminación racial contra los ciudadanos palestinos de Israel es cada día más visible y opresiva, mientras que la cuarta generación de los refugiados palestinos se ve sin el derecho fundamental a regresar a sus hogares negado por Israel.
Como trabajadores en Argentina sabemos muy bien lo que significa vivir y luchar contra la represión, la desaparición y otras formas de terrorismo de Estado, así como el combate permanente por los derechos democráticos y contra la persecución y criminalización de la protesta, convencidos de que la solidaridad internacional en la lucha es la herramienta más poderosa de los trabajadores y los pueblos oprimidos del mundo.
Por lo tanto, es necesario romper el silencio y la complicidad internacional impulsando esta campaña desde cada uno de nuestros lugares de intervención cotidiana, trabajo y estudio. Y, en este sentido, hemos decidido asegurar que nuestros lugares de trabajo, nuestras empresas y fábricas recuperadas, no tendrán ninguna connivencia con los crímenes israelíes y serán espacios libres del apartheid israelí.
Hemos resuelto:
1. Asegurarnos de no tener contratos y negocios entre nuestras empresas recuperadas y empresas israelíes, el Estado de Israel o empresas que apoyen al Estado de Israel, ya que esto constituye ayuda financiera directa a la ocupación y sostiene la economía de guerra y apartheid israelí.
2. Generar una mayor de conciencia acerca de la lucha Palestina y la ocupación, apartheid y el colonialismo israelí entre los trabajadores de las empresas y fábricas recuperadas en Argentina y en el extranjero.
3. Participar y apoyar las iniciativas mundiales y nacionales de BDS.
4. Exigir al Estado Argentino la ruptura de relaciones con el Estado de Israel hasta tanto se termine el apartheid y se logre la libertad del pueblo palestino.
Cuando los gobiernos del mundo hacen la vista gorda ante las injusticias; cuando se dejan seducir por la justificación de Israel de la brutalidad a través del pretexto de "seguridad," cuando silencian las críticas de terrorismo de Estado a través de la patraña de "antisemitismo" - entonces es hora de que los trabajadores de todo el mundo mantengan posiciones firmes y de principios contra la hipocresía y los dobles discursos. Es hora de estar no solo en las palabras con el pueblo palestino y es necesario actuar sobre su llamado a apoyar su lucha contra la ocupación. Para garantizar nuestros derechos, paz y justicia, en esta región y en el mundo, es necesario que los trabajadores, más allá de las fronteras impuestas, nos organicemos para llevar adelante la lucha.


Fuente: Empresas y fábricas recuperadas de la Argentina / Centro de información alternativa (aic)

No hay comentarios:

Publicar un comentario