lunes, 3 de enero de 2011

Carta a la ministra de AA.EE. de España en solidaridad con Adnan Gheith

Hace ya varios meses que el Señor Gheith y otros activistas políticos de Jerusalén Este han sufrido el maltrato, las amenazas y el acoso de las autoridades.

D. ª Trinidad Jiménez, Ministra de Asuntos Exteriores

Gobierno de España

Escribo esta carta con indignación, ya que acaba de llegarme información según la cual las fuerzas de seguridad Israelíes tienen la intención de utilizar medidas cínicas y draconianas para suprimir la legítima protesta política en Jerusalén Este, a través de una orden administrativa - sin explicitar cargos y basándose en pruebas secretas.

Estos días las autoridades israelíes están considerando ejercer el poder que se les otorgó bajo una reglamentación de emergencia que se remonta a la época del Mandato Inglés, para expulsar de su casa y de su comunidad al Señor Adnan Gheith, residente de Silwan y miembro del Comité Vecinal al-Bustan. La susodicha orden exilará al Señor Gheith de su propia ciudad durante cuatro meses. El uso de medidas tan extremas, promulgadas por los británicos en 1945 como instrumento para ser utilizado en tiempos de guerra, para remover a alguien de un determinado lugar, significa el cruce de otra línea roja en el desmantelamiento de la democracia Israelí. La expulsión de una persona de su casa sin pruebas o cargos es una acción inmoral y antidemocrática. Tal conducta dejará al Señor Gheith sin verdaderas posibilidades de defenderse contra las acusaciones contra él, ya que estas serán clasificadas como confidenciales.

Hace ya varios meses que el Señor Gheith y otros activistas políticos de Jerusalén Este han sufrido el maltrato, las amenazas y el acoso de las autoridades. Por esta razón parece que el último paso contra el Señor Gheith tiene la intención de suprimir la organización política y comunitaria de Jerusalén Este ocupada, organización que trata de expresar una protesta legítima contra la ocupación y el proyecto de establecimiento en las partes ocupadas de la ciudad.

Se toman tales pasos bajo el eufemismo de la seguridad, aunque la seguridad no tiene absolutamente nada que ver. La Historia nos enseña que tales medidas no lograrán seguridad para nadie, al contrario, la pondrán en peligro. La expulsión de un activista local de Silwan no aumentaría ni la seguridad de los residentes de Silwan ni la seguridad de los residentes de Jerusalén Oeste.

La emisión de una orden administrativa de expulsión no solamente dañará severamente al Señor Gheith y a su familia, si no que amenazará profundamente el ya tambaleante sentimiento de seguridad de los residentes de Jerusalén Este. Le pido encarecidamente que haga todo lo que esté en su poder para evitar este escandaloso acto de injusticia, políticamente avasallador, en uno de los lugares más sensibles del mundo. Seguiré en contacto con usted respecto a este tema importante, y espero su respuesta.

Saludos,



Articulo relacionado: En solidaridad con Adnan Gheith

1 comentario:

  1. Pues Ojala tengas respuesta, porque viendo la indiferencia, insensibilidad, falta de respeto de nuestro gobierno tanto de Zapatero como sus ministros/as por los DDHH de los Palestinos y de los Activistas Pro-palestinos, ya no sé si se puede esperar algo positivo de este gobierno. Pero por intentar tampoco se pierde nada...
    FEliz Año Ajab

    ResponderEliminar