martes, 5 de octubre de 2010

Llamamiento a la OCDE: no realicen la Conferencia de Turismo en Jerusalén

Carta Pública a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en relación con la decisión de celebrar la Conferencia Anual de Turismo en Jerusalén durante el año 2010




Estimado Sr. Giguere y funcionarios de la OCDE:

Nos encontramos sumamente sorprendidos y consternados sobre el anuncio del Comité de Turismo de la OCDE a propósito de la realización de la Conferencia anual en octubre de 2010 en la ciudad de Jerusalén. Al parecer la OCDE y los procesos deliberantes en el seno de esta organización han subestimado la sensibilidad y seriedad de los conflictos entre Palestina e Israel. Quizás sin ser ésta su intención, pareciera que por sus acciones la OCDE está favoreciendo a una de las partes en una disputa cuyas ramificaciones son importantes para la paz en el mundo entero, en especial para el Medio Oriente.

Sin embargo, nos dirigimos a ustedes confiados en que la OCDE es una organización justa, transparente y comprometida con la paz justa en el mundo. Después de todo, la letra “D” que forma parte de su sigla no tendría sentido alguno ya que no puede existir un verdadero desarrollo si no se encuentra dentro de un contexto de justicia y paz.

Protestamos por la decisión de realizar la Conferencia de Turismo de la OCDE en Jerusalén y los exhortamos para que encuentren otra sede más adecuada. Por favor, consideren los siguientes puntos:

1) Uno de los objetivos establecidos de la conferencia se vincula con las consideraciones del “crecimiento verde”, en lineamiento con el compromiso de la OCDE de promover una política ecológica relacionada con el desarrollo económico. Resulta una anomalía que una conferencia designada para identificar oportunidades de negocio y turismo ecológico se realice junto a la violenta realidad de la ocupación de Israel en los territorios palestinos. Cualquier análisis objetivo demostrará, y sin duda alguna la OCDE reconocerá, que la ocupación ha tenido efectos devastadores al deforestar extensas áreas de tierra palestina y al bloquear el desarrollo del pueblo palestino, solo para reforzar la presencia israelí.

2) Se prevé que delegados visiten importantes sitios turísticos al final de la conferencia. No obstante, ¿ha considerado la OCDE que existe un gran número de sitios históricos bajo disputa y bajo falsas e ilegitimas reivindicaciones por parte de Israel? Tales visitas corren el riesgo de crear distorsiones históricas en la mente de los visitantes. Además, al estar de acuerdo con los modelos de turismo israelí, los delegados tienen pocas posibilidades de tener la oportunidad de conocer a palestinos y entender sus legítimas reivindicaciones a favor de una cuota justa en el sector de viajes y turismos en Tierra Santa.

3) El Comité de Turismo de la OCDE ha decidido usar una táctica divisiva peligrosamente: la que está dirigida a darle un importante voto de confianza a Israel al promocionar el turismo y mejorar la imagen de Israel en el mundo. Es necesario saber que el turismo en Israel ha sido por lo general un instrumento de propaganda en contra de los palestinos al presentarlos bajo matices desfavorables y falsos; por ejemplo, que es un pueblo peligroso y violento desprovisto de historia y cultura. El anuncio de la OCDE se convierte por lo tanto en una aprobación de la propaganda racista de Israel al ayudarlos a mantener la industria turística palestina invisible a los visitantes de todo el mundo.

4) Debido a la centralidad de Jerusalén para las soluciones del estatuto definitivo, la exclusión de Palestina sólo servirá para profundizar el sisma político y hacer que las resoluciones permanentes de las reivindicaciones y contra reivindicaciones sean aún más complejas y difíciles de alcanzar. En ese sentido, el solo hecho de la ubicación es indefendible por estar llena de riesgos a la vez que se comunica solo una parte del mensaje.

5) Existen otras dimensiones que necesitan salir a la luz pública. Al designar a Jerusalén el sitio para la conferencia con Israel como país anfitrión, la OCDE ignora el hecho que Jerusalén es una ciudad bajo ocupación. Mientras se espera que permanezca imparcial, la OCDE implícitamente desaprueba la reivindicación palestina de Jerusalén oriental a la vez que legitima la reivindicación exclusiva de Israel sobre la ciudad.

El anuncio socava potencialmente los objetivos establecidos por la OCDE en materia de crecimiento económico sustentable y estabilidad financiera, aumento del empleo y de los estándares de vida así como la participación en el comercio mundial, todos éstos han sido objetivos imposibles para los palestinos mientras sigan bajo la ocupación militar de Israel. Las prácticas turísticas consecuentes con los valores de la OCDE habrían significado que los ingresos generados por concepto de turismo hubiesen sido distribuidos justamente. Sin embargo, esto no ha ocurrido y peor aún, debido a la aplicación de políticas israelíes, será muy poco lo que circule de esta conferencia para Palestina.

La venidera conferencia de la OCDE en Jerusalén sólo servirá para reforzar el dominio y monopolio que Israel mantiene en turismo en Tierra Santa, la cual niega a la economía palestina y a los palestinos su justa parte. El Ministro de Turismo de Israel deliberadamente minimiza la ocupación como un inconveniente que prefiere ignorar, a la vez que desalienta a los turistas para que visiten Palestina al diseminar propaganda racista. Los visitantes con criterio que se escurren a las áreas palestinas quedan siempre consternados por la forma en que los paquetes turísticos de Israel les permiten a los turistas permanecer por pocas horas, cuando mucho, en Cisjordania, para visitar Belén. Tal desequilibrio destructivo queda en relieve por el hecho para nada sorprendente de que mientras hay más de 6.000 guías turísticos israelíes, tan solo hay 300 guías turísticos palestinos, con apenas 42 guías palestinos con licencia para trabajar más allá de Cisjordania en Israel.

La OCDE debería también considerar que la conferencia dejaría por fuera la participación de profesionales palestinos en la industria turística porque a la mayoría se le ha negado la entrada a Jerusalén desde 1993. Los militares israelíes no les permitirán pasar los puntos de control para llegar a Jerusalén.

¿Cuál es el mensaje que la OCDE quiere enviar al mundo al celebrar la conferencia en una ciudad ocupada por un gobierno que activamente viola la ley internacional? Estas y muchas otras preguntas nunca llegarán a plantearse y por lo tanto, pasarán desapercibidas sencillamente porque los palestinos no estarán presentes.

Exhortamos a la OCDE a la luz de las consideraciones anteriormente mencionadas, en aras de la imparcialidad y en la búsqueda de lo que es justo y correcto, identificar otra sede más apropiada para la Conferencia del Comité de Turismo.

Hacemos un llamamiento a la OCDE para que vuelva a examinar sus consideraciones por haber seleccionado a Jerusalén como anfitriona de la Conferencia del Comité de Turismo y planteamos que una nueva ubicación sea considerada en concordancia con la visión de la OCDE de “una economía más justa”.




Atentamente,



Rami Kassis

Director Ejecutivo

Alternative Tourism Group



Caesar D'Mello

Director Ejecutivo

Ecumenical Coalition for Tourism



Rifat Kassis

Coordinador

Kairós Palestina

No hay comentarios:

Publicar un comentario