jueves, 17 de septiembre de 2009

El Parlamento brasileño recomienda congelar la entrada de Israel en su tercer mayor mercado de exportación


"Esta decisión es un golpe enorme para la economía de Israel y las relaciones exteriores", dice Jamal Juma de la campaña palestina "Stop the Wall".

La Comisión Parlamentaria Brasileña de Relaciones Exteriores y Defensa Nacional ha recomendado que el Parlamento no debe ratificar el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre el Mercosur y el Estado de Israel hasta que "Israel acepta la creación del Estado palestino en las fronteras de 1967".

Esta decisión es un acto explícito de presión sobre el gobierno israelí a cumplir con el derecho internacional, y un rechazo de años de incesante lobby israelí, presionando a una votación para ratificar el acuerdo.

La Campaña Popular Palestina contra el Muro del Apartheid y el Comité Nacional palestino de Boicot, Desinversión, y Sanciones contra Israel(BNC) *, emitieron una declaración conjunta comentando la convocatoria del Parlamento de Brasil a la congelación del Acuerdo de Libre Comercio entre el Mercosur e Israel.

Esta decisión es un golpe muy duro para la economía de Israel y las relaciones exteriores. Plantea un obstáculo enorme para la promulgación del acuerdo, que desde su firma en 2007 se ha estancado debido a la falta de ratificación por los países miembros del Mercosur. El Mercosur es uno de los mercados de más rápida expansión y la quinta economía más grande del mundo. Las exportaciones israelíes al Mercosur ascendieron a casi 600 millones de dólares en 2006.

Israel ha invertido fuertemente en el impulso para el acuerdo, centrándose en particular en Brasil, la mayor economía del Mercosur y el más poderoso actor político. Brasil solo, incluso sin un TLC, es el tercer destino más importante de Israel a la exportación. En 2005, Ehud Olmert, el ministro de Comercio de la época, viajó a Brasil para obtener el apoyo del Presidente Lula para el acuerdo. Hace poco más de un mes, el ministro israelí de Asuntos Exteriores, Avigdor Liberman, viajó a Brasil para instar a la ratificación del acuerdo.

Desde el comienzo de las negociaciones del TLC, las cumbres de la sociedad civil del Mercosur han rechazado el acuerdo comercial. En nombre del Comité Nacional Palestino BDS (BNC), la Campaña base de los palestinos contra el Muro del Apartheid han trabajado junto a intelectuales, movimientos sociales, partidos y políticos brasileños para bloquear la ratificación del TLC. El Frente para la Defensa del pueblo palestino y el Frente Parlamentario en contra de la ratificación del TLC se formaron para apoyar el pedido de los palestinos contra el TLC. En enero una carta del BNC fue entregada al presidente Lula.

Como resultado de ello, la Comisión acordó escuchar a una audiencia pública ante el proceso de votación del pasado jueves 10.

Daniel Jadue, vice-presidente de la Federación Palestina de Chile, intervino y pidió el rechazo del acuerdo. Sostuvo que la ratificación del acuerdo es una violación del derecho internacional, en beneficio de un país que no respeta los derechos humanos de los palestinos.

“Invito a la reflexión sobre lo que significaría premiar al gobierno de Israel con la apertura del Mercado Latinoamericano a alguien que extermina al pueblo palestino”, dijo Jadue.

Arlene Clemesha, profesora de historia árabe en la Universidad de São Paulo (USP) y parte de la Red de Coordinación sobre Palestina de las Naciones Unidas, se pronunció contra el formulismo de ratificar el acuerdo con la exclusión de los productos de los asentamientos, advirtiendo que es imposible separar la dos, como Israel tiene una historia de comercialización de productos de los asentamientos como los de Israel. En cambio, dijo, el camino hacia la paz requiere de las fuerzas internacionales para obligar a Israel a poner fin a la ocupación militar del territorio palestino.

Los miembros de la comisión parlamentaria estuvieron de acuerdo con Clemesha y Jadue y recomendaron la congelación del acuerdo como un medio de presión política.

"Va a ser una pequeña contribución, pero es específica. El acuerdo sólo puede ser válido si es aprobada por los países del Mercosur. Como el Uruguay ya ha aprobado, vamos a trabajar con Argentina y Paraguay. El gobierno de Lula ha sido valiente y tiene que decir públicamente que el acuerdo está congelado hasta que se reanuden las negociaciones de paz ", dijo Nilson Mourao (PT-AC).

Jamal Juma, coordinador de la Campaña de Lucha Popular Palestina contra el Muro del Apartheid comentó: "Después de años de campaña, estamos muy contentos con esta decisión. Es la mayor víctoria que podíamos tener y solo gracias al decidido apoyo de la sociedad civil en Brasil".

Y continuó: "Esta decisión ha demostrado que los gobiernos democráticos de América Latina son aliados de la justicia y están dispuestos a asumir una posición de principios sobre Palestina, incluso cuando están bajo presión israelí. La delegación de Lieberman ha tratado de atraer a Brasil con la ilusión de que podría convertirse en "mediadores" en la región si se prueba que los intereses israelíes son "imparcial" y respaldados con el TLC. Sin embargo, los políticos brasileños no caen en la trampa".
Juma añadió: "Pedimos ahora a la OLP y la Autoridad Nacional Palestina que garanticen que el'NO' para al TLC será una prioridad de sus políticas regionales en el extranjero".

La lucha contra el TLC no ha terminado, el proyecto seguirá siendo analizado por las comisiones de Desarrollo Económico y Comercio e Industria, y el parlamento. A continuación, se dirigirá al Senado. Sin embargo, la decisión del jueves es poco probable que se invierta y el proceso de ratificación del TLC entre Brasil y el Mercosur se ha convertido en otro instrumento eficaz de presión sobre Israel.

Palestine News Network / Traducción OICP
2009-09-14

No hay comentarios:

Publicar un comentario