lunes, 28 de marzo de 2011

Roger Waters (Pink Floid) , que está de gira por España, invita a los músicos a sumarse al boicot cultural contra Israel en una carta a The Guardian

Cuando el creador del muro lo derribaría


En 1979 Pink Floyd publicaba The Wall, un álbum que presentarían en directo entre 1980 y 1981 en una gira ruinosa con pocas fechas y en ciudades señaladas. En 1990 Waters retomó el espectáculo para un concierto en Berlín tras la caída del muro que separó el país durante 28 años, y ahora recorre el mundo retomando el mítico disco con fechas cerradas tanto en Madrid como en Barcelona.

En 2006 Roger Waters fue contratado para actuar en Tel Aviv para conmemorar el 25 aniversario del álbum, Waters aceptó. Unos días después del anuncio del concierto recibió una invitación para cancelarlo y en su lugar visitar la zona para conocer de primera mano la realidad del conflicto árabe-israelí, también aceptó el envite. "Bajo la protección de las Naciones Unidas visité Jerusalén y Belén", explicaba Waters. "Nada podía haberme preparado para lo que vi ese día. El muro es un espantoso edificio custodiado por jóvenes soldados israelíes que me amenazaron siendo un observador extranjero. Si así era para un visitante imaginen cómo debe ser para los palestinos", escribía el cantante el pasado día 11 de marzo en el diario inglés.


El boicot cultural no es nuevo, el pasado mes de junio los Pixies cancelaron su actuación en Israel sin alegar ningún motivo. Elvis Costello, Santana y Gil Scott-Heron sí lo hicieron. Costello hizo un anuncio en su página web para explicar que no actuaría en Israel por la "intimidación y humillación que padece el pueblo palestino".

Waters no canceló su visita a Israel, cambió de escenario. "Al darme cuenta de que mi presencia en Tel Aviv legitimaría la opresión que había visto cancelé mi concierto en la ciudad y lo trasladé a Neve Shalom, una comunidad rural donde se da una admirable cooperación entre las diferentes religiones", explica el cantante, el evento fue todo un éxito con más de 60.000 asistentes.

Waters se sale del guión musical para explicar su pensamiento. "Donde los gobiernos se niegan a actuar es donde la gente debe hacerlo y para mí esto significa declarar la intención de mantener la solidaridad no sólo con el pueblo palestino, también con los miles de israelíes que están en desacuerdo con las políticas de su gobierno, para que se unan a la campaña de Boicot, desinversión y sanciones contra Israel. Esto no es una ataque contra la gente de Israel, es un petición a mis colegas en la industria musical y en otras disciplinas para que usen al boicot cultural", concluye Waters.

stLa réplica a Roger Waters

Las palabras del músico no han pasado desapercibidas, el músico israelí Kobi Oz replicó al cantante de Pink Floyd con otra carta publicada en The Jewish Daily Forward. En ella Oz respondía así. "De lo que no debes haberte dado cuenta es que la mayoría de los israelíes creen en una solución que pase por la convivencia de los dos estados, pero esta visión no tan es fácil de llevar acabo como crees. En lugar de reconocer la complejidad de la situación te has unido al boicot apuntándote como juez en el conflicto,muy británico por tu parte".

En la SER hemos hablado con la cantante palestina Mira Awad. Awad participó en Eurovisión junto a la israelí Noa con una canción llamada There must be another way (Debe haber otro modo) , juntas llevan diez años colaborando. "Creo que la música une a la gente, pero también puedo entender que un artista quiera posicionarse sobre algo y nunca lo juzgo, mientras algunos artistas se niegan a actuar en Israel, Roger Waters lo hizo y su declaración fue importante tocando en un sitio donde árabes y judíos viven juntos con cierta armonía e igualdad".

La visión de una artista palestina

Awad, de padre palestino y madre búlgara, tiene claros los elementos que la música pueden aportar al entendimiento. "La mera colaboración entre ambos pueblos manda un increíble mensaje, un mensaje de gente que supera sus diferencias y encuentra lo que hay en común, pero esa colaboración sólo durará si es sincera y genuina, yo llevo diez años trabajando con Noa porque somos musicalmente compatibles y hemos desarrollado una profunda amistad y un gran entendimiento". Pero la cantante también reconoce que no son tiempos sencillos para el entendimiento. "Ahora mismo no hay mucha relación cultural entre ambos pueblos, la gente de ambos lados está empapada de sospechas y estereotipos. Sin embargo hay mucha gente y asociaciones intentando con todas sus fuerzas abrir esas puertas que nos separan para que la gente pueda, a través de ello, crear confianza, pero el camino sigue siendo largo", concluye la artista.

Si la política y la religión suponen una barrera en el entendimiento casos como este demuestran que la cultura también encuentra diferentes visiones, posiciones encontradas en un conflicto complejo que se alarga en el tiempo sin vistas a una solución cercana.





Fuente: Alfonso Cardenal, Cadena Ser - España

No hay comentarios:

Publicar un comentario