lunes, 19 de julio de 2010

El Comité Nacional Palestino de la Campaña de BDS celebra cinco años de boicot, desinversión y sanciones

En el quinto aniversario del llamamiento de la sociedad civil palestina al boicot, desinversión y sanciones (BDS) a Israel hasta que respete el derecho internacional y los derechos de los palestinos [1], el Comité Nacional Palestino de la Campaña de BDS (BNC) saluda calurosamente a todos nuestros compañeros nacionales e internacionales, individuos y organizaciones, que han contribuido al establecimiento y al crecimiento espectacular de lo que ahora es un movimiento verdaderamente global en favor de hacer que se asuman responsabilidades y se acate el derecho internacional. Invitamos a todas las personas de conciencia a responder ante la constante impunidad israelí uniéndose al movimiento y emprendiendo acciones de BDS visibles y eficaces. Tras cinco años de BDS el movimiento ha demostrado, irrefutablemente, ser la forma más eficaz y moralmente consecuente de solidaridad con el pueblo palestino en nuestra lucha para acabar con la ocupación israelí, su ocupación, su apartheid y su persistente negación a los refugiados palestinos de su derecho al retorno sancionado por la ONU.

Inspirado en la lucha sudafricana contra el apartheid, el movimiento de BDS está arraigado en una tradición de un siglo de lucha civil y popular palestina por la libertad, la justicia y los derechos humanos. En 2005, en vista del completo fracaso de las Naciones Unidas y de la llamada comunidad internacional en hacer a Israel responsable de su constante impunidad y de sus continuas violaciones del derecho internacional, y después de un año de silencio tras el histórico veredicto del Corte Internacional de Justicia [2], la sociedad civil palestina apelaba a los ciudadanos de todo el mundo a asumir la responsabilidad moral de acabar con la complicidad con las violaciones por parte de Israel del derecho internacional y de los derechos de los palestinos. El llamamiento al BDS reivindica el derecho de autodeterminación y aborda los derechos fundamentales de los tres componentes principales del pueblo palestinos: vivir libres de la ocupación israelí en la franja de Gaza y en Cisjordania, incluyendo Jerusalén Oriental; acabar con el sistema israelí de discriminación racial institucionalizada contra sus ciudadanos palestinos, y para los refugiados y desplazados internos palestinos, que son la gran mayoría del pueblo palestino, el ejercicio de su derecho sancionado por la ONU a retornar a sus hogares originarios y a recibir compensaciones.

(para seguir leyendo clica aquí)

No hay comentarios:

Publicar un comentario