jueves, 13 de mayo de 2010

Boicot a los productos de las colonias (Debate en el Parlamento israelí)

El ex diputado de la Knesset Uri Avnery, activista de Gush Shalom, asistirá al debate del Parlamento israelí sobre el boicot de los productos de las colonias: «Soy uno de los iniciadores de la campaña de boicot de Gush Shalom, contra los productos de las colonias, que mantenemos desde hace ya más de diez años con la participación de decenas de miles de israelíes»

El ex parlamentario de la Knesset Uri Avnery, activista de Gush Shalom, estará presente el miércoles 12 de mayo en la tribuna del Parlamento israelí durante el debate que se celebrará sobre el llamamiento al boicot de los productos de las colonias.

«El movimiento Gush Shalom llama, desde hace ya más de diez años, a un boicot total de los productos de las colonias. Hacemos un llamamiento al público para que no compre estos productos y mantenemos una relación detallada de los mismos que publicamos en nuestra Web y distribuimos en reuniones públicas y a las puertas de los supermercados. Decenas de miles de israelíes ya participan en nuestra campaña de boicot y damos la bienvenida a todas las personas y grupos que participan, como recientemente hicieron figuras públicas del sector árabe de Israel.

Nos oponemos al establecimiento de colonias y a su continuidad. La razón de ser de las colonias es impedir el final de la ocupación y el establecimiento de un Estado palestino independiente, lo que las convierte en el mayor obstáculo para alcanzar la paz y la causa principal de la continuación del conflicto, el odio y el derramamiento de sangre. El establecimiento de colonias es una clara violación del derecho internacional, que prohíbe expresamente que una potencia ocupante transfiera a su población civil al territorio ocupado. El establecimiento de colonias también es un acto de robo: la construcción de colonias en terrenos privados constituye un robo a propietarios particulares y el establecimiento de colonias en tierra comunitaria es un robo a todos los palestinos, puesto que toda la tierra estatal de los territorios ocupados es propiedad del futuro Estado de Palestina. Hay un sector grande del público israelí que se opone a las colonias, y no hay ninguna razón por la que deba apoyar el proyecto de las colonias, ni siquiera con un solo penique de sus bolsillos.

La mayor parte de los industriales que trasladaron sus fábricas a los asentamientos no lo hicieron por motivos ideológicos, sino debido a las generosas subvenciones del Gobierno. Cuando comprueben que el hecho de ubicarse en una colonia los expone al boicot y se originen daños en sus negocios se marcharán de allí, en realidad cada vez hay más casos de éstos. Cualquier persona que boicotea los productos de las colonias realiza una acción totalmente legítima y democrática que socava la ocupación y promueve la paz.

La protesta del Gobierno de Netanyahu contra el boicot proclamado por la Autoridad Palestina contra los productos de los asentamientos es el colmo de la desfachatez que merece registrarse en el Libro Guinness de los Récords. Las colonias están ubicadas en tierras robadas por la fuerza a los palestinos con el objetivo expreso de impedirles el logro de sus aspiraciones nacionales básicas. ¿Qué puede ser más natural y justificado que los palestinos boicoteen las colonias y sus productos?»

Uri Avnery 0505-306440

Adam Keller, portavoz de Gush Shalom 054-2340749

FUENTE REBELION

No hay comentarios:

Publicar un comentario